Naturaleza Sana

Defensas arriba!

Defensas arriba!

Existen muchos factores que pueden producir un debilitamiento de nuestro sistema inmunológico, entre ellos los estados emocionales intensos (ansiedad, depresión), el sueño insuficiente y la mayoría de enfermedades, produciendo una carencia de determinados nutrientes, que conllevan a unas “defensas bajas”.

Entre los recursos naturales que nos ayudan a aumentar las defensas se encuentran:

  • Los alimentos, plantas, algas y hongos.

ALIMENTOS.

Hay que apostar siempre por una alimentación sana, principalmente a base de frutas, verduras y vegetales frescos, que nos aportarán gran cantidad de vitaminas y minerales. Los siguientes alimentos nos ayudarán a prevenir la aparición de infecciones:

. Ajo, cebollas y vegetales verdes.

Tanto en invierno como en verano, estos alimentos constituyen un antibiótico natural contra infecciones respiratorias y digestivas. Además, son alimentos muy ricos en vitamina B6, imprescindible para el buen funcionamiento del sistema inmune. Entre sus propiedades destacan sus funciones expectorantes, antiinflamatorias y antitusivas.

.Alimentos ricos en vitamina C.

Suelen acortar la recuperación de resfriados y gripes. Entre estos alimentos destacan los cítricos, como los limones, naranjas, mandarinas y pomelos, éste último gran antibiótico natural y la acerola, muy demandaba por su alto valor en vitamina c. Recordar que los zumos naturales nos aportarán una mayor cantidad de vitamina C.

Como consejo, intentar evitar los azúcares refinados y grasas, ya que desplazan de nuestra dieta a los alimentos más saludables como frutas y frutos secos, con alto poder vitamínico, impidiendo nuestra pronta recuperación.

PLANTAS, ALGAS Y HONGOS.

El uso de una fitoterapia adecuada nos ayudará a fortalecer nuestras defensas y no sucumbir tan fácilmente a las enfermedades.

.Equinácea.

La principal virtud de la equinácea radica en sus propiedades antimicrobianas, por ello se conoce como una auténtica alternativa a los antibióticos químicos.

Entre sus propiedades se encuentra la de estimular nuestro sistema inmunitario produciendo mayor cantidad de glóbulos blancos. También se ha comprobado su poder para estimular la producción de una proteína específica, que el organismo produce para neutralizar virus.

.Uña de gato.

Es conocido como un estimulador de respuesta inmune excepcional, que ayuda al cuerpo a combatir infecciones y enfermedades degenerativas. Contiene alcaloides y aumenta la capacidad del sistema inmunológico para absorber y destruir agentes patógenos.

.Tomillo.

Las propiedades antibióticas de esta planta se recogen en la sabiduría de nuestra cocina tradicional. Es uno de los mejores desinfectantes naturales debido a su enorme riqueza en timol. Es un potente antiséptico respiratorio que elimina los gérmenes y reduce los síntomas de las infecciones que éstos producen, entre ellos la fiebre o el malestar.

.Jengibre y Cúrcuma.

Tienen notables propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Además, aumentan las defensas naturales del cuerpo, los niveles de glutatión y otros sulfhídrilos no proteicos, y actúan directamente sobre varias enzimas y material genético.

.Pau de arco.

Son muchas las propiedades del lapacho, es astringente, analgésico, antiviral, antimicrobiano y antimicótico, por lo que es bastante útil en el tratamiento de hongos, por ello es muy utilizado para el tratamiento de candidiasis y otras infecciones por hongos y levaduras.

.Espirulina.

El alga espirulina es 65% proteína vegetal altamente digerible, que proporciona los ocho aminoácidos esenciales en las proporciones apropiadas, y en una forma que es cinco veces más fácil de digerir que la proteína de la carne. Además es una excelente fuerte de minerales (potasio, calcio, zinc, magnesio, manganeso, selenio, hierro y fósforo) al igual que vitaminas (complejo de vitaminas B y vitamina E). Las vitaminas del grupo B hacen que la espirulina juegue un papel importante en la producción de energía y en la formación de las células rojas de la sangre.

.Reishi, Shiitake y Maitake.

Son las setas ampliamente conocidas como “hongos medicinales”, debido a su larga historia de uso médico, en particular en la medicina oriental.

El hongo Shiitake posee efectos antivirales, antibacterianos y antiparasitarios, además de estimular el sistema inmune y proteger al hígado de las toxinas. El hongo maitake es antimutagénico, antihipertensivo y protector celular, y el Reishi a parte de reforzar nuestras defensas, ayuda con el insomnio, ansiedad y estrés, debido al alto porcentaje de vitaminas del grupo B

Sus usos contribuyen a la disminución de la susceptibilidad a los resfriados, gripes u otros problemas relacionados con la actividad no deseada de microorganismos.

. Propóleo, polen y jalea real.

Como mención especial, cabe destacar todos los alimentos que nos proporcionan las abejas, tan importantes para el aporte de energía y aumento de defensas.

El propóleo es un remedio natural para mejorar nuestro sistema inmune y prevenir el bajón de defensas, mientras que el polen se toma, entre otras cosas, para mejorar la salud de la piel y el pelo, mejorar el sistema inmune y nuestro aparato digestivo.

La jalea real proporciona mucha energía y vitalidad. Es vigorizante y regenerativa por lo que produce una mejora en todo el organismo. Tradicionalmente se le atribuyen propiedades inmuno estimulantes, antibacterianas y antivirales .

Todos estos elementos podrás añadirlos a tu dieta en forma de infusiones, jarabes, comprimidos, cápsulas y gotas.

SUPLEMENTOS.

.Vitaminas.

Vitamina A: Ayuda a subir las defensas, pero también a la formación y mantenimiento de dientes, piel, tejidos blandos y óseos, y muy necesaria para la visión. Se puede obtener a través de carotenos que se encuentran en muchos alimentos vegetales como zanahoria, espinacas, berros.

Vitaminas grupo B: Son indispensables a la hora de mantener un sistema nervioso saludable. Se encuentran en cereales integrales (trigo, avena, cebada), frutos secos (avellanas, almendras, nueces), verduras (coliflor, espinacas) levadura de cerveza.

Vitamina C: Es la vitamina por excelencia a la hora de aumentar las defensas. Esto se debe a que mantiene las barreras contra las infecciones, a la vez que es fundamental para los vasos sanguíneos, para piel y formación de colágeno, por ello ayuda a la reparación y mantenimiento de dientes, huesos y cartílagos. Además es importante para la adecuada absorción del hiero, calcio y demás minerales. Se encuentra en gran abundancia en los cítricos.

Vitamina E: Es una potente vitamina antioxidante que refuerza la inmunidad y aumenta el número de leucocitos, ayudando a prevenir gran parte de las infecciones. La encontramos en vegetales, hígado, yema de huevo, cereales integrales, frutos secos.

.Minerales.

Hierro: Es un mineral que forma parte de las células sanguíneas, y cuya carencia puede contribuir a la debilidad del organismo propiciando enfermedades. Lo encontramos en gran cantidad en legumbres, salmón, frutos secos, y es imprescindible tomarlo acompañado de vitamina c.

Zinc: Se trata de un oligoelemento que participa en el buen funcionamiento del sistema inmune. Se encuentra en mariscos y pescados, pipas de calabaza, nueces, espinacas.

 

A modo de resumen:

  • Apuesta por una alimentación sana, principalmente a base de frutas y verduras frescas.
  • Las vitaminas y minerales pueden ser de gran ayuda a la hora de recuperar la energía y aumentar las defensas. Tómalas en complejos vitamínicos y acompáñalas de infusiones, jarabes, mieles, todo lo que contenga lo anterior nombrado.
  • Duerme bien y descansa. Esto te ayudará a recuperar la energía y a tener las defensas más fuertes.
  • Mantén la calma y la relajación. Recuerda que el pánico, la depresión, la ansiedad pueden tener efectos negativos no sólo para la mente, sino para tu cuerpo, restándole energía y defensas.
  • Vive con optimismo y alegría. Disfruta de los beneficios de la risa.
  • El ejercicio ayuda a mantenernos activos, más ágiles y fuertes, además de combatir el estrés.
  • Bebe agua, hay que mantenerse hidratado. Con un litro y medio será suficiente.
  • El sol, es necesario para la producción de vitamina d, esencial para el organismo. Se recomienda tomar el sol durante 20 minutos, fuera de las horas fuertes.